El valor de la palabra.

El valor de la palabra.

En español, al igual que en los otros idiomas que conozco, existen diferentes maneras de conectar las frases. Vuelvo a este tema una vez más porque es muy importante la manera en que utilizamos el lenguaje a la hora de hablar con los demás y también con nosotros mismos. El lenguaje crea realidades, y conviene dominarlo para crear las realidades que más nos convengan.

En concreto, me parece devastadora la manera que tenemos de emplear el ‘pero’. Es muy  habitual encontrar personas, y quizá tú también lo hagas, que comienzan casi cualquier frase con ‘pero’. En PNL se conoce al ‘pero’ como “el borrador universal”. Abundaré en este punto más adelante.

Hay tres maneras de conectar dos frases: usando ‘y’, usando ‘aunque’ y usando ‘pero’. Puedes verlo como si se tratara de dos fotografías que estás mostrando a la otra persona. Dependiendo de cómo conectes ambas frases, elegirás lo que quieres mostrar en primer plano y lo que quieres mostrar en segundo plano, o si quieres descartar directamente una de las dos fotografías en concreto.

Y

Utilizando la conjunción copulativa, las dos fotografías estarán en el mismo plano. Presentas ambos hechos con la misma relevancia. “Hoy hace sol y mañana lloverá”, “Has llegado tarde y me alegro de que estés aquí”, “Había diez personas allí y se respiraba un ambiente acogedor”. Ambas piezas de información son igualmente importantes. Una cosa y la otra se complementan.

Aunque

Al utilizar ‘aunque’, estás resaltando una de las dos frases, uno de los dos hechos que quieres comunicar. En este caso uno de los aspectos que presentas es más relevante que el otro, aunque ambos deben ser tenidos en cuenta igualmente. “Hoy hace sol aunque mañana lloverá” resalta el hecho de que hoy hace sol añadiendo información suplementaria sobre lo que pasará mañana. En primer plano presentas la información de que hoy hace sol mientras que “mañana lloverá” es información suplementaria presentada en segundo plano.

Pero

Procesar el lenguaje requiere una gran cantidad de concentración y de atención consciente por parte de la mente. Dado que la atención consciente es muy limitada (en general sólo podemos procesar entre cinco y nueve elementos de información de manera simultánea), la mente utiliza algunas argucias para liberar la atención y centrarse en las partes más relevantes del mensaje. Una de estas estrategias es, cuando procesa un ‘pero’, descartar lo que fuera que se hubiera dicho antes del mismo. La mente presupone automáticamente que lo anterior era irrelevante y que es tras el ‘pero’ donde se aproxima la información verdaderamente importante. Esto le permite liberar parte de la atención e invertirla allá donde hace falta.

“Hoy hace sol pero mañana lloverá” elimina, a un nivel sutil, el hecho de que hoy hace sol para centrarse en que mañana lloverá. “Es una gran película pero no me gusta”. “Tienes muchas cosas buenas pero no sabes trabajar en equipo”. Otros clásicos: “Lo siento pero…”, “Me caes muy bien pero…”, “Eres una gran persona pero…”, “Eres un/a chico/a fantástico/a pero lo nuestro no funciona”. Lo que uno dice antes del ‘pero’ se pierde en la noche de los tiempos como lágrimas en la lluvia. Evita a toda costa decir este tipo de frases.

Algunos apuntes suplementarios respecto al uso del ‘pero’:

  • Comenzar la frase por ‘Pero’: Es lo peor que puedes hacer cuando estás hablando con alguien. Le estás haciendo entender a la otra persona que todo lo que ha dicho es prescindible; que se lo podía haber ahorrado porque lo que tú tienes que decir es mucho más importante. La otra persona lo percibirá como un puñetazo psicológico. Sólo tienes que observar su cara o su energía para percibir el golpe que le has enviado a un sutil nivel inconsciente. Comenzar tus frases por ‘pero’ es la mejor manera de poner a la gente en tu contra. Destruye la sintonía de manera inmediata.
  • ‘Sí, pero’: Similar a lo anterior, y también muy habitual. Estás comunicando “Sí, he oído lo que me has dicho, pero es irrelevante porque yo digo esto”. Es un juego muy común.
  • La mejor manera de utilizar el ‘pero’: La mejor manera de usar el ‘pero’ es hacer uso de sus funciones ‘borradoras’ y emplearlo para descartar aspectos negativos y resaltar los positivos. Ejemplos: “Este artículo no me ha ayudado pero me ha resultado agradable leerlo”, “Has llegado tarde pero me alegro de que estés por fin estés aquí”, “Has hecho mal los deberes pero los has hecho”.

Lo ideal al participar en una conversación con otras personas es hacer que exista sólo un único hilo al que todos contribuyen. Lo que dice cada una de las voces debe contribuir al discurso y además hacerlo de una manera suave, como si fuera una única voz la que habla. Cada uno de los participantes desea sentirse escuchado, y para conseguir que se sientan así conviene, en la medida de lo posible, incorporar el reconocimiento de lo que cada uno de ellos ha dicho. Para lograrlo, una buena idea es emplear el ‘y’ o la fórmula ‘y entonces’ al hacer tus intervenciones. Puede que al principio te chirríen los oídos al utilizar estas alternativas, pero te animo a probarlas y a que observes cómo contribuyen a mejorar la sintonía con aquellos que contigo hablan.

En cualquier caso, olvídate de empezar tus frases por ‘pero’ o por ‘sí, pero’. Si lo haces, tus relaciones experimentarán una mejoría sorprendente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s